MÁS RECIENTE

Las claves del cobro de demanda en horas punta

Dentro de los cargos que se detallan en la factura eléctrica de clientes libres, está el llamado “cobro de demanda en horas punta”.

A continuación, te explicamos qué es y cómo se calcula, tanto por el lado del suministrador como por el de la distribuidora.

¿Qué es el cobro de demanda en horas punta?

Como dice su nombre, el cobro de demanda en horas punta corresponde a la facturación del consumo eléctrico generado desde las 18:00 hasta las 22:00 horas de cada día entre los meses de abril y septiembre. Esta ventana horaria es establecida por las autoridades según las horas del día en los meses en donde se produce el mayor consumo energético.

En los años 2020 y 2021, a causa de la emergencia sanitaria, solo junio y julio fueron considerados como meses de punta, pero este 2022 se ha vuelto a considerar la medida desde abril. Sobre los sábados, domingos y festivos, se pueden excluir de la medición si se envía una carta al distribuidor antes del plazo definido por la autoridad.

Revisión de la factura

Clientes libres: ¿por qué existe más de un cobro? Las diferencias en los cargos según empresas distribuidora y suministradora de energía

Los clientes libres reciben dos facturas: una emitida por la empresa suministradora con la que se pactó un contrato de suministro y otra, de la empresa distribuidora que corresponda según la ubicación de su conexión al sistema de distribución. Ambas tienen en común algunos cargos que son cobrados de forma distinta según lo estipulado en las normativas vigentes. Uno de estos corresponde a la demanda de hora punta.

A continuación, las claves para entender cada cobro:

Cargo por demanda de hora punta aplicado por la distribuidora.


El cálculo realizado mensualmente por la distribuidora para aplicar el cargo por demanda de hora punta consiste en tomar la máxima demanda de potencia leída cada 15 minutos dentro del horario de punta del mes correspondiente. Es decir, entre las 18:00 y las 22:00 horas.

Si el mes a facturar está fuera del periodo de punta, el valor de potencia que se cobra por este concepto, corresponde al promedio de las dos mayores demandas máximas de potencia en horas punta registradas durante los meses del período punta inmediatamente anterior.

Revisemos un ejemplo.

Demandas máximas registradas y facturadas en cada mes (valores ficticios):
  • 06-abril-2022, 18:30 horas: 213 kW
  • 18-mayo-2022, 21:45 horas: 220 kW
  • 03-junio-2022, 19:15 horas: 258 kW
  • 26-julio-2022, 21:15 horas: 198 kW
  • 10-agosto-2022, 20:30 horas: 308 kW
  • 15-septiembre-2022, 19:30 horas: 236 kW

Demandas máximas facturadas en meses fuera de punta:

Para los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2022, además de enero, febrero y marzo de 2023, la demanda de hora punta corresponderá al promedio de las dos demandas máximas de los meses con hora de punta del 2022. Es decir, el promedio entre 258 kW y 308 kW. Por lo tanto, en aquellos meses fuera de punta el valor de potencia a facturar por concepto de demanda de hora punta es de 283 kW.

Por último, a los montos de potencia a facturar por concepto de demanda en hora de punta, se les aplica el precio correspondiente publicado por las distribuidoras mes a mes, que es calculado según la normativa vigente.

La factura del distribuidor

 

Cargo por Demanda de Hora Punta aplicado por el suministrador.


Mensualmente la empresa suministradora de energía cobra un monto por demanda de hora punta que, en general, corresponde al promedio de las 52 demandas de potencia máxima horaria leídas durante el período de horas de punta de los últimos 12 meses, incluido el propio mes que se factura si fuese de punta. Este cálculo, sin embargo, es preliminar, puesto que, al finalizar el año correspondiente, el Coordinador Eléctrico Nacional realiza el llamado balance de potencia.

El balance de potencia corresponde a un cálculo realizado por el Coordinador, con el fin de retribuir a los suministradores por proveer la suficiente potencia al sistema eléctrico para cubrir la demanda máxima del sistema en periodo de horas de punta. Esta se define en la ley eléctrica como “potencia de suficiencia”.

La demanda máxima del sistema se calcula como el promedio de los 52 mayores valores horarios de la curva de carga anual de cada sistema o subsistema.

El sistema eléctrico

Con el fin de asociar la demanda máxima del sistema a las de los clientes finales, se determinan las demandas de punta equivalentes de cada cliente, a las que se les aplica un factor único que logra igualar la suma de las demandas equivalentes de los clientes finales con la demanda máxima del sistema. Cabe destacar en este punto, que el sistema generalmente se divide en subsistemas y para cada uno de ellos se obtiene un factor único. Por ejemplo, para el balance de potencia del año 2020 se consideraron dos subsistemas.

Con la finalidad de poder entender mejor este cálculo, nos referiremos en esta oportunidad, a la demanda equivalente de los clientes libres conectados a zonas de concesión de distribución, es decir, el promedio de las 52 demandas coincidentes del cliente con las 52 demandas máximas de la respectiva empresa distribuidora.

Revisemos este ejemplo con valores ficticios:

La distribuidora tuvo los 52 registros de demanda máxima en las siguientes horas:

Tabla: Demanda máxima por hora

Según los registros anteriores, para cada cliente libre se toman los valores de demanda registrados en esas mismas horas. Es decir, por ejemplo:

Tabla 2: Registro de demanda por hora

Por lo tanto, el monto de potencia considerado por el Coordinador para cada cliente en el balance de potencia corresponde al promedio de las 52 demandas coincidentes del cliente multiplicado por el factor único correspondiente al sistema o subsistema en el que se encuentra ubicado dicho cliente.

El monto de potencia se considera para cada uno de los meses del balance de potencia en curso, a los que se les aplica el valor de precio de nudo de corto plazo, publicado para el periodo respectivo según la normativa vigente.

Por último, cada suministrador realiza una reliquidación de las diferencias entre lo facturado mensualmente a cada cliente libre en particular y lo informado por el Coordinador, donde las diferencias pueden significar un cobro o una devolución, dependiendo del monto efectivamente cobrado por el suministrador durante el año en cuestión.

En Enerlink, nos encargamos de revisar todos estos cálculos mensuales y anuales de nuestros clientes, verificando que los montos cobrados sean los correctos. A esto se suma que también hacemos las gestiones necesarias para agilizar las reliquidaciones que correspondan.

Solicita asesoría

 

¿Quieres suscribirte a nuestro newsletter?

Suscríbete y sigue aprendiendo con nosotros sobre las últimas tendencias sobre estrategias de crecimiento.